Venezuela denuncia retención de 25 mil toneladas de soya y Canal de Panamá lo niega

Venezuela denunció el miércoles que el Canal de Panamá retuvo una embarcación con 25 mil toneladas de harina de soya que estaba destinada a la producción de alimentos en Venezuela, pese a que la administración del referido paso interoceánico lo niega.

La vicepresidenta, Delcy Rodríguez, explicó que la retención de la embarcación, que se hizo “en atención al criminal bloqueo impuesto” por el gobierno de Estados Unidos el pasado lunes, lo hizo la empresa aseguradora, tras informarle al dueño del barco que no podía llevar cargas para Venezuela por las más recientes medidas sancionatorias.

Para Rodríguez, esto es “una gravísima violación del Derecho Internacional y la Carta de la Organización de Naciones Unidas (ONU)”, manifestó la vicepresidenta, quien añadió que además atenta contra “los derechos humanos de toda la población venezolana, al pretender impedir su derecho a la alimentación”.

Es por ello, que “Venezuela exige a la ONU detener esta grave agresión del Gobierno de Trump”.

En sus declaraciones, Delcy Rodríguez, quien responsablizó de la situación a Juan Guaidó “y su banda criminal, cómplice de EE.UU”,  aseguró que “responderán ante la historia por atentar contra nuestra soberanía y la integridad de nuestro pueblo”.

Entretanto, el mismo miércoles, las autoridades del Canal de Panamá publicaron en su cuenta en Twitter, una respuesta a las denuncias de Venezuela, en la que negaron que algún buque de carga fuera retenido y aseguraron un tránsito normal por el paso.

El pasado lunes, Trump firmó una orden ejecutiva que ordena el bloqueo inmediato de todos los bienes de la República Bolivariana de Venezuela en Estados Unidos y dónde este país tenga influencia.

Esta medida implica la prohibición de toda negociación comercial con el Gobierno de Venezuela.

La orden ejecutiva establece que “todos los bienes e intereses en propiedad del Gobierno de Venezuela que se encuentran en EE.UU. (…) están bloqueados y no pueden ser transferidos, pagados, exportados, retirados ni tratados de otra manera”.

Maduro ha calificado la nueva medida como criminal y ha dicho que busca distraer la atención del mundo sobre la ola de violencia callejera que se desató durante el fin de semana pasado en varias ciudades del país nortearmericano.

Por Maya Monasterios Vitols / Supuesto Negado