Venezuela sigue recibiendo a refugiados colombianos que huyen de la guerra

Venezuela sigue recibiendo migrantes desde Colombia, y especialmente a refugiados que huyen del conflicto interno del vecino país. Así lo certifican las estadísticas de la Asociación Colombianos y Colombianas en Venezuela, que a su vez toman como insumo principal las proporcionadas por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Cada 20 de junio se conmemora el Día Internacional del Refugiado, y desde hace unos pocos años los grandes medios de comunicación usan la efeméride como excusa para hablar de la migración venezolana como nuevo fenómeno de movilidad humana en el continente. No obstante, son pocos los que se detienen en abordar situaciones migratorias históricas, que se mantienen vigentes desde décadas atrás, como la de los desplazados colombianos.

De acuerdo con Colombianas y Colombianos en Venezuela, cinco millones seiscientos mil nacionales de ese país viven en Venezuela, según datos difundidos en agosto de 2018. Se trata de la cantidad de colombianos más grande fuera de su país, y un 18,6% de la población que habita en territorio venezolano.

De esa cifra global, unas siete mil ostentan la condición de refugiados, es decir, que se encuentran en Venezuela debido a “un temor fundamentado de persecución por razones de etnia, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social u opiniones políticas, y que no puede o no quiere reclamar la protección de su país para poder volver”. Así define el término la convención relativa al estatuto de refugiados de las Naciones Unidos.

Sin embargo, según Juan Carlos Tanus, presidente de la asociación, la cantidad de personas provenientes de Colombia que podrían recibir esa condición en Venezuela es mucho mayor, quizá cercana a los trescientos mil, lo que pasa es que no se regularizan ni registran como tales, dado que en Venezuela no es necesario tener la certificación oficial de refugiado para igualmente recibir los beneficios sociales del Estado.

“El refugiado de facto se mantiene en esa condición porque no necesita declararse como perseguido para beneficiarse de las políticas públicas del Estado (…) En Colombia un venezolano no es atendido en el sistema de salud si no tiene la prerrogativa, en Venezuela no”, declaró Tanus en entrevista con el diario colombiano El Espectador.

Y es que, por ejemplo, de acuerdo con los datos de la misma organización, disponibles en su página web, hasta la fecha el 20% de los hogares entregados por la Gran Misión Vivienda Venezuela han sido para familias colombianas, y al menos un millón reciben cajas CLAP, entre otros beneficios como contar con salud y educación gratuita.

“Más colombianos van a seguir viniendo al territorio venezolano, a pesar de que una población considerable de venezolanos esté pensando en seguir migrando al territorio colombiano o utilizándolo como puente (…) La guerra sigue siendo determinante en la movilidad interna en Colombia”, afirmó Tanus.

En Venezuela, la solicitud de estatus de refugiado está amparada por la Constitución, en su artículo 69, y por la Ley Orgánica sobre Refugiados y Asilados, promulgada en 2001. Asimismo, existe la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare), que es la que otorga el reconocimiento, y hay distintas instancias públicas, privadas e internacionales que brindan apoyo y asistencia a los migrantes que buscan asesoría en la materia, tales como el propio Acnur, Cáritas, el Servicio Jesuita a Refugiados (SJR), la Sociedad Hebrea para la Ayuda al Inmigrante (HIAS), y en el caso de los colombianos, la asociación presidida por Tanus, que tiene representantes en todos los estados del país. En su página web están todos los contactos.

¿Qué dice Acnur?

Acnur, la misma agencia de las Naciones Unidas que envió días atrás a Angelina Jolie a La Goajira a verificar las condiciones en las que viven los venezolanos que migran a Colombia, dice en su página web que Venezuela ha recibido una avalancha de refugiados colombianos que buscan “alegría y oportunidades”.

 “En los últimos años han llegado a Venezuela cerca de doscientas mil personas con necesidades de protección internacional, de las cuales más del 95% han sido personas de nacionalidad colombiana que se vieron obligadas a huir de su tierra por persecuciones, amenazas de distintos grupos armados y situaciones de extrema violencia. Cada refugiado viene con una historia. Muchas de ellas dolorosas, pero siempre albergando la esperanza de un nuevo comienzo lleno de alegría y oportunidades”, es lo que dice la oficina en el apartado respectivo a los refugiados en Venezuela.

Sin embargo, en otra sección de su página, en donde están compiladas las “Emergencias”, como las de Yemen, Siria, el pueblo ronhigya y el Congo, puede ubicarse la “Situación de Venezuela”, donde se difunden cifras de migrantes y se invita a donar para la atención de los ciudadanos que se trasladan a países vecinos, a donde “llegan asustados, cansados y en extrema necesidad de asistencia”.

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado