Venezuela y varios países latinoamericanos les toca esperar red móvil 5G

La tecnología 5G fue una de las vedetes de la Mobile World Congress (MWC), evento realizado en Barcelona, España, a finales del mes de febrero, al que concurrió lo más destacado del mundo de la telefonía móvil a nivel mundial.

Un aumento radical en la velocidad de navegación es el principal atractivo de esta nueva generación de telefonía. Una vez instalada la red 5G, se multiplicará por diez la rapidez de nuestro acceso a internet desde dispositivos móviles. La gran promesa es llegar a los 10.000 Mbps.

La plataforma también ofrece una mayor estabilidad en la conexión, lo cual permitirá como beneficio adicional muchas más aplicaciones en lo que los expertos llaman “Internet de las cosas”, es decir, a usos domésticos como hogares totalmente conectados a internet, vehículos que se manejan solos, medicina a distancia, entre otros.

Aunque ya en la MWV empresas como Samsumg, Xiaomi y Huawei presentaron los primeros celulares que “levantan” esta red, los cálculos de expertos estiman que no será hasta el año que viene cuando esta tecnología haga su debut oficial y se comience a implementar la plataforma a nivel internacional para que el servicio esté disponible progresivamente en todo el mundo, incluyendo América Latina.

Llegar al futuro

Para los más entusiastas, la implementación de la plataforma 5G significará una verdadera revolución en el mundo de las telecomunicaciones debido a su velocidad y especialmente a la estabilidad de la conexión. Esto redundará en la posibilidad de usar la tecnología para cosas que normalmente solo habíamos visto en el cine.

Hagamos memoria. Han sido ya varias las tecnologías con las que ha trabajado la telefonía celular. La 1G permitió que se hicieran llamadas, con la 2G (GSM) pudimos llamar y enviar mensajes SMS, con la 3G el avance fue la navegación en internet, y finalmente con la 4G tuvimos todo eso junto pero optimizado, más la posibilidad de realizar videollamadas. La 5G hace ver todo eso en pañales. El celular, ahora sí, será tan solo un control remoto para manejar casi todo el mundo a nuestro alrededor.

¿Recuerdan la casa de Marty Mc Fly en Volver al futuro II, con la pizza deshidratada y las ventanas artificiales? Bueno, quizá esos dos no son los ejemplos más realistas, pero lo que sí es cierto es que con la nueva generación podremos tener (o al menos ver, saber que hay) hogares cada vez más inteligentes y “futuristas”, cien por ciento conectados.

La comodidad en la realización de tareas domésticas como cocinar o limpiar, incluso a distancia, y la gestión de la seguridad de la casa con dispositivos como cerraduras y sensores que también se pueden manejar de forma remota, son dos de los aspectos más vistosos en cuanto a los avances en esta área.

Otra novedad que parece sacada de Total Recall, de A.I., o de Ella, son los vehículos que se manejarán solos, interconectados entre sí, que estarán al tanto del tráfico, de las señales del tránsito, del terreno y de las eventualidades en la vía.

Claro, para disfrutar de estos avances será necesario hacerse de unos cuantos paquetes informáticos y de equipos que seguramente serán todo, menos baratos. Por otro lado, no es de dudar que las tarifas del servicio serán prohibitivas para muchos. Así que seguramente tomará su tiempo antes de que esta tecnología sea realmente masiva, si es que en verdad llega a serlo.

Todo esto a nivel tecnológico. Pero seguramente a nivel legislativo también habrá asuntos que resolver. ¿Quién va preso si un carro manejado por un celular atropella a un peatón?, ¿Qué pasa si un paciente muere en una operación a distancia debido a un fallo en la conexión?, ¿O si un niño fallece porque una máquina le preparó una comida con alimentos vencidos? ¿Y si una computadora ataca al habitante de una casa al confundirlo con un ladrón? Son tareas pendientes que darán más de un dolor de cabeza una vez se masifiquen estas herramientas.

¿Y Venezuela pa’ cuándo?

Aunque oficialmente esta red aún no ha sido lanzada, en ciudades de 62 países ya se han hecho pruebas pilotos para la implementación del 5G. Venezuela, al igual que casi toda América Latina, aún está a la espera.

Según datos de la Global Mobile Suppliers Association (GSA), en la región se han realizado pruebas en varios países. Venezuela no pinta por ningún lado en ese recuento, pero no es el único país rezagado. Solo Argentina (con Movistar), Brasil (con Claro), Chile (con Claro), Colombia (con Claro y Tigo) y México (con Telcel), han comenzado a trabajar para la implementación de esta plataforma.

Ninguna de las tres operadoras que prestan servicios de telefonía móvil en Venezuela ofrecen información en sus páginas web sobre la tecnología 5G, y tomando en cuenta que la generación actual 4G /LTE aún ni siquiera se puede disfrutar en todo el país, el panorama es poco alentador.

Para poder desplegar la red 5G es necesaria la instalación de una infraestructura tecnológica mucho más robusta que la actual para que la estabilidad que ofrece esta tecnología realmente sea sostenible. En ese sentido, para que en Venezuela podamos disfrutar de sus beneficios será fundamental una importante inversión por parte de las compañías telefónicas o del Estado, de manera que la experiencia 5G sea real.

Además, falta saber cuándo llegarán al país los equipos que soportan esta tecnología, cuyos precios seguramente no estarán al alcance de todo el mundo, al igual que los planes.

La GSA estima que para el 2025 el 41 % de la población de América Latina ya tendrá acceso a esta tecnología, con un total de 70 millones de conexiones. La incógnita es si Venezuela podrá montarse a tiempo en esa ola, y quiénes realmente podrán disfrutarla.

________________________

Por Rosa Raydán / Supuesto Negado