¿QUÉ TIENE QUE VER FRITO LAY CON EL PRECIO DE LA PAPA?

Según los últimos estudios económicos publicados en Venezuela, la papa tuvo una variación de precio al consumidor final, desde el año 2012 hasta el 2017, de más de 46 mil %. Pasó de solo 12 mil a 6 mil bolívares.

Supuesto Negado se trasladó al páramo de Mérida, estado vanguardia en la producción nacional de este rubro con la mayor superficie cosechada y los más altos rendimientos, y entrevistó a los campesinos para conocer realmente cuánto cuesta un kilo de papa y cómo se va incrementando el precio a medida que se aleja de la zona de producción.

Primero lo primero

Los datos oficiales del Ministerio de Tierras (MAT) registran unos 5 mil 400 productores en Mérida, sin embargo, como en la gran mayoría de los rubros alimenticios, no son ellos quienes marcan los precios de venta final. De hecho, son quienes obtienen las menores ganancias en la cadena de producción si se toma en cuenta el grado de trabajo y tiempo invertido para conseguir el producto.

La papa o manzana de tierra, “pomme de terre” a decir de los franceses, es un rubro de ciclo corto. Desde que se siembra tarda solo 22 días en aparecer la planta en la superficie. A los tres meses y medio está lista para cosecharla, es decir sacarla de la tierra y comercializarla.

El campesino es el eslabón más débil de la cadena

José Isaías Suárez es uno de los campesinos que cosecha en Cacute, un hermoso pueblo del municipio Rangel, rodeado por imponentes montañas. Aseguró que vende su cosecha a dos clientes principales: “el gobierno” y medianos distribuidores particulares.

“Nosotros hacemos convenios con el Estado –en este caso el MAT– y les vendemos nuestra cosecha. Ellos nos dan a precios justos las semillas (a través del Instituto Nacional de Investigaciones Agrícolas, Inia) fertilizantes (orgánicos y químicos) y los fungicidas (plaguicidas para controlar enfermedades)”, explicó.

Las autoridades gubernamentales compran la producción para venderlas en los mercados populares.

Los distribuidores privados lo pagan a un mejor precio para llevarlo hasta Caracas, Falcón o Margarita, “depende de dónde lo pueden vender más caro”, precisó.

Las grandes cadenas de supermercados y la industria Frito Lay (Snacks América Latina) compran la papa en Timotes, una población a 117 kilómetros de la capital merideña. Sus ganancias son elevadísimas en comparación con lo que reciben los agricultores locales. A diferencia de los otros distribuidores, la flota de vehículos de estas empresas es refrigerada.

¿Cuánto cuesta un kilo de papa en el campo?

Este tubérculo es el cuarto alimento básico en el mundo, detrás del arroz, el trigo y el maíz, y tiene la característica de poder cosecharse indistintamente de la temporada. El período estacional no influye así que este no es un factor que pueda incidir en su precio, a diferencia de otros rubros.

“Cuando se le da al gobierno, por convenio, cada kilo se vende en mil 200. Si es a un privado, más o menos en 2.000 bolívares.”, dijo Suárez.

Denunció que aunque el saco en el campo contiene 60 kilos, los primeros distribuidores “lo bajan” a 50. “Ya desde ahí empiezan a ganarle porque le quitan 10 kilos de una vez”, reconoció.

–¿Usted sabe cuánto cuesta un kilo de papa de las suyas en Caracas? Le pregunté a José.

–Pues Claro, uno se informa con la tecnología. Por allá lo están vendiendo en 9 mil, ¡Imagínese! Santo Dios bendito…

Los primeros distribuidores lo compran en el campo y lo revenden en el Mercado de Mayoristas de Mérida, ubicado en Las Gonzáles, municipio Sucre a unos 2 mil 600 bolívares por kilo. De allí, uno o dos más participan en la cadena hasta que llega la papa a los principales mercados del país.

Finalmente, cada kilo de papa, que cuesta en realidad entre 1200 y 2 mil, es comercializado en el Mercado Mayor de Coche a 10 mil: ¡8 mil bolívares más de lo que se le paga al productor del campo! En Margarita puede costar hasta 12 mil.

Aunque el alza permanente de los repuestos para vehículos de carga y “el matraqueo” en las alcabalas encarece el precio del flete, es innegable que los distribuidores y revendedores se apropian, por la vía del sobreprecio, no sólo del fruto del trabajo de miles de campesinos merideños sino del ingreso de millones de trabajadores venezolanos.

Datos

Los productores merideños cosechan cinco variedades: granola, R123, papa morada, negra y amarilla. Cada una ofrece características especiales de rendimiento y adaptabilidad.

  • Al jornalero se le paga 3 mil bolívares por cada saco de papas que recoge (además de la comida). Los más prestos sacan hasta 40 sacos semanales.
  • La semilla la compran en los silos ubicados cerca del pico El águila. Cuesta entre 30 y 50 mil bolívares el saco. Cuando no pueden acceder a la distribución estatal deben comprarlo en el mercado privado y el monto asciende a 200 mil. Cada saco sirve para cultivar unos dos mil metros de terreno.
  • En algunas oportunidades el abono químico lo proporciona Agropatria por un monto de 22 mil bolívares. En las últimas cosechas el producto no llegó así que tuvieron que comprarlo traído de Colombia y bajarse de la mula con 150 mil bolívares.
  • El kilo de Curazin (veneno que se aplica a la hoja de la mata para darle calor y evitar que el frío la queme) cuesta en Agropatria 17 mil bolívares… pero tampoco hay. Por eso deben comprarlo “por fuera” a 100 mil “bolos”. Alcanza para fumigar una hectárea.
  • La papa o patata fue domesticada en el altiplano andino por sus habitantes hace unos 8 mil años y más tarde fue llevada a Europa por los invasores españoles.
  • La papa cultivada fue vista por primera vez por los españoles en el valle de La Grita, en Vélez, Colombia, en 1537, según el cronista e historiador español Pedro Cieza de León, en su obra Crónica del Perú.
  • Cada papa contiene en 100 gramos: 18,5 gramos de almidón; 1,87 gramos de proteína; 1,8 gramos de fibra y 0,1 gramos de grasa. Es rica en potasio (560 miligramos) y vitamina C (20 miligramos).
  • La ONU declaró el 2008 como Año Internacional de la Papa para “aumentar la conciencia de la importancia del rubro como alimento en los países en desarrollo”.

__________________________

Por Edgard Ramírez/ Supuesto Negado