Vicepresidente de Brasil negó posibilidad de una intervención militar en Venezuela

La crisis venezolana tiene confundida y angustiada a la comunidad internacional. Un día abogan por una rápida intervención militar que acabe de una vez por todas con la supuesta dictadura del presidente Nicolás Maduro, y al otro apoyan la tesis de que los problemas del país caribeño deben ser resueltos por sus propios ciudadanos.

Tal es el caso del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y algunos miembros de su gabinete quienes desde antes de ejercer el poder (y mucho antes también) han tomado partido por ambas opciones, en momentos diferentes, lo que ha desconcertado a sus aliados y causado malestar en la oposición nacional.

Precisamente el lunes, el vicepresidente de ese país, Hamilton Mourao, aseguró que ninguna nación latinoamericana intervendrá en Venezuela y rechazó la opción militar como otra alternativa para solucionar el conflicto político y social que atraviesa su vecino.

“Ninguno de nuestros países irá a intervenir en Venezuela de manera militar. La intervención que está siendo hecha, es política y económica. La cuestión militar es de los venezolanos”, sentenció el funcionario.

Estas declaraciones se contraponen a las ofrecidas por Mourao hace apenas cinco meses, cuando aseguraba que habría un golpe militar en Venezuela y no ocultó su interés en ser parte de una invasión contra territorio venezolano.

En ese entonces, Mourao sostuvo que de ejecutar esta acción las Fuerzas Armadas de Brasil liderarían las “fuerzas de paz”, tal como lo hicieran en Haití durante una década.

Durante sus más recientes declaraciones, Mourao hizo referencia también al protagonismo de los colectivos en Venezuela, resaltando que es tarea de las Fuerzas Armadas mantener el orden constitucional del país y neutralizar este tipo de grupos “para que se pueda llegar a una solución concertada para la salida del señor Maduro”.

La opinión de Mourao sobre el asunto no dista mucho de la de Bolsonaro, quien un día después de ganar las elecciones en 2018 descartó una intervención militar en Venezuela, aunque meses después, luego de una reunión con Donald Trump, dejara en suspenso a la prensa al contestar de forma ambigua si permitiría que el territorio brasileño se usara para promover una operación castrense comandada por Estados Unidos.

“Hay algunos temas que, si hablas sobre ellos, ya no son estratégicos (…) Es una cuestión de estrategia, todo lo que discutamos aquí (en privado) lo cumpliremos, pero de algunas posibilidades no se habla en público”, expresó Bolsonaro.

Por lo pronto, la gestión del presidente de Brasil continúa apoyando el embargo económico contra Venezuela que evidentemente asfixia al país y que la comunidad internacional espera que termine por alejar a Maduro del poder.

Por Andreína Ramos Ginés / Supuesto Negado